TAKEN

Soñé que estábamos en una casa de playa todos los cabros de la pandilla y una de las piezas tenía el techo de policarbonato entonces se veían las estrellas super yindas. Nos fuimos a dormir a una cama de dos plazas, M al lado de A y P al lado mío. Los cuatro mirando el techo traslúcido haciendo tallas eternas: “en el capítulo de hoy”, “¿que habría dicho pinochet?”, “mata mata mata ella vive en avenida mata”, “necesito un aliado, mozo por favor”, “siempre en las mañanas corro…las cortinas”, entonces nos reíamos caleeeta hasta que una luz viene directo a nosotros, empiezo a sentir mucho miedo, así como en The fourth kind, miedito miedito abrazo a P y se acerca más hasta que PAF, somos abducidos, despertamos en la cama de nuevo con esa sensación de temor y a la vez también despierto de mi sueño con la misma sensación 6am, miro la ventana que está a mi espalda sin cortinas, pienso, quizás los extraterrestres necesitan abducir a las personas que duermen sin cortinas porque así es más fácil ubicarlos, estoy súper convencida de que sí pasó, cómo tanta ficción. Me llega un mensaje al cel de mariela que dice que me conecte a gmail y que lea su mail, ella tampoco pudo dormir. Ahora voy hacia ella y a hacerle nanai en su cabeza para que duerma algo, la quiero tanto, hoy reemplazo a su psicoanalista mientras le digo: oye hay cachao cuanto vale la urgencia en la Santa María?, bueno digamos que soy la Posta Central nomas.

Lunar*

Soñé que estábamos en Valparaíso y teníamos que ir a no sé qué cerro. Tomábamos un colectivo que empezaba a subir a subir por un cerro. Cuando ya íbamos por una curva, el colectivero dice: shuuta, ya se puso feo el camino, está todo congelado, bajo el vidrio, saco la mano pafuera y te dijo: mira, es el mar que está congelado!. No nos habíamos percatado, pero el auto era como un barco que navegaba y a medida que íbamos subiendo, el mar se iba congelando, entonces el colectivero empieza a hacer las medias peripecias (o marismas :S) para subir y no resbalar, la vista era increíble, llegamos al otro lado del cerro donde hay un mar todo petrificado, había luna llena y estaba súper iluminado. El colectivero nos decía que todo esto había quedado así después de un tsunami que arrasó con todo el plan y todo se convirtió en mar, nos mostraba las casas, todas destruidas, flotando entre los pedazos de hielos. Yo sacaba la mano para sentir el frío y después te la ponía en la cara así como pa guebiarte y demostrarte que sí hacia frío. Era un viaje en colectivo súper cósmico.

*Lunar es un poema de la Lole. Este pedacito es el más más.

“para comprender como funciona el fenómeno de la rotación
y rotar contigo, salir de orbita
comprender la soledad del satélite,
junto a ese miedo que vuelvas fugaz y choques con la tierra
que me cubras con tus pedacitos ,
te vuelvas lluvia salada mojandome los contornos en una aventura cósmica.”

(la cita eterna)