The consequence of coincidence II

Marcelo inventó un editorial llamada “Muñeca Peluda” para lanzar su plaquette a la que me sumo sólo por haber hecho el mono de la muñeca peluda. Ese día, fuimos a la piedra feliz y conocimos a C. Faúndez, nos invitó un vino junto a N. Rojas. No sabemos bien, pero a modo de cortejo (a N. Rojas)  nos contó que era el hijo del dueño de la piedra feliz y que estaba a cargo de la imprenta. Yo gracias al alcohol y la ingenuidad de la coincidencia, le creí, Marcelo no.

El jueves siguiente estaba sacando unos libros de la Upla y no daba con el código que necesitaba. En el estante de más arriba, sobresalía uno, lo miré de reojo a ver si me quería decir algo, era “El Picadero” de Aldolfo Couve, lo saqué para hojear  y me acordé de ese año en que Couve se había colado en todos mis dibujos y pinturas. Me imaginaba a Couve caminando por Valparaíso, en alguna casa con una buena galería llena de luz y vista plena hacia la bahía. Recordé el 2007 en dos segundos, hojeando y devolviendo el libro a su estante. Encontré el libro que necesitaba y me fui. En la noche de ese Jueves, nos fuimos como siempre, a la piedra feliz y nos sentamos con S. Muñoz que se encontraba con E. Couve, primo de A. Couve, que justamente, según S. Muñoz, estaba preguntando por mí. Le conté que hoy en la mañana me encontré con su primo en la biblioteca. El se acordó de mis poemas y yo me acordé del libro que me había regalado. Me contó que había sacado un segundo libro y la anécdota de porqué tuvo que incluir al Loro Coirón en él. Dos días después, saliendo del Desayunador con mi familia, me encuentro nuevamente con E. Couve que se dirigía al Desayunador y después a tomar fotos de nubes. Crucé la calle y llevé a mi mamá a la típica tienda con la típica artesanía de Cerroalegre. En una esquina de la tienda, me encuentro con el libro de fotografías del que E. Couve me había hablado. Le señalo a padre y  madre que el caballero que acababa de saludar era el autor de ese libro y que en su interior, hay una retrato del Loro Coirón, el autor del grabado gigante que está en la pared del lugar donde acabamos de desayunar. No les importó y no sé porqué me importó tanto.

El martes que pasó, Marcelo trajo “Human Nature”, una película de Gondry que quería ver hace rato. La historia en resumidas cuentas es de una mujer muy peluda amante de la naturaleza, alejada de todo tipo de modales, que se enamora (“vende su alma”) de un hombre que está estudiando el comportamiento de dos ratones a ver si éstos son capaces de aprender buenos modales por medio de electroshock. Al día siguiente, N. Rojas me consigue un trabajo de garzona en un restaurant cuico de Cerroalegre. Me da algunas indicaciones de lo que tendría que hacer, entre ellas: montar una mesa con su respectivo orden de cubiertos.

Resumen:

-http://jovenesolvido.blogspot.com

-El Desayunador, recomendable para sentirse bien french and successful

-Human Nature: 5 estrellitas

-http://jaibaycordero.cl

Anuncios

Un comentario en “The consequence of coincidence II

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s