Conceptos del fin de semana

-Hay sentimientos que todavía no hemos sentido

-No se si lo siento o lo pienso

-¡Aprende a disociar!

-Pensamiento anormal

-Cautiverio mental

-Chico Terry

-Miguel hernandez (anti)

-Las palomas están más limpias hoy

-Vigorexia

-Es que hoy día no se pensar

-Utilidad v/s El corazón

Anuncios

El apio, las manzanas, los kiwis se quedaron en la mesa de la cocina.

The consequence of coincidence II

Marcelo inventó un editorial llamada “Muñeca Peluda” para lanzar su plaquette a la que me sumo sólo por haber hecho el mono de la muñeca peluda. Ese día, fuimos a la piedra feliz y conocimos a C. Faúndez, nos invitó un vino junto a N. Rojas. No sabemos bien, pero a modo de cortejo (a N. Rojas)  nos contó que era el hijo del dueño de la piedra feliz y que estaba a cargo de la imprenta. Yo gracias al alcohol y la ingenuidad de la coincidencia, le creí, Marcelo no.

El jueves siguiente estaba sacando unos libros de la Upla y no daba con el código que necesitaba. En el estante de más arriba, sobresalía uno, lo miré de reojo a ver si me quería decir algo, era “El Picadero” de Aldolfo Couve, lo saqué para hojear  y me acordé de ese año en que Couve se había colado en todos mis dibujos y pinturas. Me imaginaba a Couve caminando por Valparaíso, en alguna casa con una buena galería llena de luz y vista plena hacia la bahía. Recordé el 2007 en dos segundos, hojeando y devolviendo el libro a su estante. Encontré el libro que necesitaba y me fui. En la noche de ese Jueves, nos fuimos como siempre, a la piedra feliz y nos sentamos con S. Muñoz que se encontraba con E. Couve, primo de A. Couve, que justamente, según S. Muñoz, estaba preguntando por mí. Le conté que hoy en la mañana me encontré con su primo en la biblioteca. El se acordó de mis poemas y yo me acordé del libro que me había regalado. Me contó que había sacado un segundo libro y la anécdota de porqué tuvo que incluir al Loro Coirón en él. Dos días después, saliendo del Desayunador con mi familia, me encuentro nuevamente con E. Couve que se dirigía al Desayunador y después a tomar fotos de nubes. Crucé la calle y llevé a mi mamá a la típica tienda con la típica artesanía de Cerroalegre. En una esquina de la tienda, me encuentro con el libro de fotografías del que E. Couve me había hablado. Le señalo a padre y  madre que el caballero que acababa de saludar era el autor de ese libro y que en su interior, hay una retrato del Loro Coirón, el autor del grabado gigante que está en la pared del lugar donde acabamos de desayunar. No les importó y no sé porqué me importó tanto.

El martes que pasó, Marcelo trajo “Human Nature”, una película de Gondry que quería ver hace rato. La historia en resumidas cuentas es de una mujer muy peluda amante de la naturaleza, alejada de todo tipo de modales, que se enamora (“vende su alma”) de un hombre que está estudiando el comportamiento de dos ratones a ver si éstos son capaces de aprender buenos modales por medio de electroshock. Al día siguiente, N. Rojas me consigue un trabajo de garzona en un restaurant cuico de Cerroalegre. Me da algunas indicaciones de lo que tendría que hacer, entre ellas: montar una mesa con su respectivo orden de cubiertos.

Resumen:

-http://jovenesolvido.blogspot.com

-El Desayunador, recomendable para sentirse bien french and successful

-Human Nature: 5 estrellitas

-http://jaibaycordero.cl

la uplars

La biblioteca de la UPLA parece consultorio, se escuchan llanto de guaguas, ruido de sillas que se mueven, un eterno murmullo, risas, risas bien fuertes, no hay ni un silencio. Me vine al segundo piso que supuestamente es de lectura silenciosa, pero nada, el mismo murmullo, las mismas gueonas riéndose fuerte, hay una cerca mío, la miro de reojo, insisto para que me mire y le hago un desprecio, sigue hablando la muy. No se pueden llevar las tesis pa la casa, porque están sólo los originales, ayer saqué 5, hoy me quedé con 3, las que más me tincaban: Poliindicial, Específico y Fotografía e Identidad. Las miro pensando que son las grandes tesis de Arte (acá en uplapac), la mayoría cita las lecturas de nuestro inicio de carrera, Dubois, Sontag, Barthes, Mellado, Richard, no son la gran cosa, me aburro. Sigo mirando la biblioteca y odiando el murmullo, cómo no entienden que las bibliotecas son para estar en silencio, me quedo mirando el techo hecho de hormigón pero no ese bonito que ponen en las biblios de PUC, los cubículos, donde estoy ahora, están sucios y por cada 6 hay un enchufe ¿qué esperan, que traigamos nuestra propia zapatilla?Por lo menos, siempre está el tío simpático que pasa los libros. Antes, esta universidad tenía una biblioteca super ordinaria, donda la tía era la vieja más incompetente del planeta, ahora, que hicieron esta nueva, trasladaron a los funcionarios y les pusieron un uniforme súper bonito, como que se sienten bacanes ahora, como que las cosas ahora sí que funcionan, de hecho, para pagar la multa de libros, uno tiene que ir a una cosa tecnológica que se llama Uplamático ¿? donde pones el rut y te salen todas tus deudas, después pasas por caja y estás listo. Me sorprendió todo esto, porque no venía a la U hace mucho, menos a estudiar a la biblioteca. Pero a pesar de que la mona se vista de seda, mona se queda (las gueonas éstas, siguen riéndose).