El tercer año de morales

 

La historia contada por Mario, uno de los sobrevivientes, acá.

Anuncios

Monólogo insufrible de un hombre triste (by BR)

Todo el fracaso de Chile está en la Plaza Italia y sus catarsis,
Toda la tortura de Chile son las sobremesas con padres silenciosos y un cuadro de la virgen del carmen en lo alto
La fiesta más horrible de Chile se llama viña del mar y teletón
Toda la pobreza de Chile son los actos culturales, las batucadas, el fascismo de Américo dirigiendo la carne de cañón donde se le antoje al poder de turno
El peor libro de Chile se construye recopilando todos los prólogos y epílogos de los nuevos libros de poesía
El único crimen es la voz de la periodista del mega;
el resto es sólo el mundo

-Y no piensen que soy un amargado triste sólo solitario que anda por la vida pateando piedras, matando moscas por ahí, comiéndome las uñas, caminando con las manos en los bolsillos de un pantalón que mi mamá planchó, masticando charqui, a veces me saco los mocos eso sí, a veces almuerzo sólo o quizás siempre mirando la comedia, no crean que lo soy, no crean que soy muy triste pero-

Toda la buena onda conservadora es Sergio Lagos y los comerciales de cerveza
La persona más secuestrable de Chile es el inspector vallejos
La celebración más condescendiente de Chile se llama Bicentenario
El esquéch más penca de Chile se llama Teatro en Chilevisión
Los gueones más atropellables de Chile son los que hace semanas sostenían una estatua de Pinochet y celebraban.
El gay más detestable de Chile son todos los diseñadores de ropa que en el fondo son uno y el mismo gay que se teletransporta
La fealdad de nuestra cultura se expresa en los actores explicando sus roles:
“mi personaje es malo malo, así malo de adentro”
Sacos de gueas no más

-Pucha es cierto, a mí las minas no me pescan, trato de peinarme a veces como el Halcón de Chicureo, pero ni eso funciona, quizás estoy así porque no me he pegado una buena cacha y ando ladrando como perro chiguagua con menopausia, lo sé, y es difícil vivir socialmente excluido sólo porque pienso que algo está mal, pero que le voy a hacer si-

La culpa la tiene la simpatía estándar de los animadores;
La culpa es de Lucho Jara imitando a su mamá
La culpa la tiene Matías del río y su preocupación por violencia no legitima
La culpa es de sábados Gigantes en los años 90 desde la hora de almuerzo hasta la noche dele con concursos, la cámara viajera, el chacal de la trompeta, y un público deprimente siguiendo los coros de don francisco
La culpa es de la infinita e inmortal secuela de actores que hacen de agitadores-gay en estelares de televisión
Y la única conspiración
Es nuestra comodidad

-Pero yo se que ustedes me encuentran la razón ¿acaso no están hasta el pico de esos grupitos de facebook que no sirven para nada?, yo sólo creo que deberíamos salir de nuestras ciber trincheritas y ponernos a comer caca en la plaza de armas o empezar a violar a todas esas putas de la televisón, digo yo, digo yo nomás-

Ostra

La boleta vencida decía que ya no había devolución
pero igual,
me entregaste a mis padres después de manosearme
no el cuerpo, si no la blandura eterna que te di
Me reconstruyeron algunas articulaciones
lavaron y pegaron mis piernas
con “no más clavos”
para que nunca más, se pudieran abrir
Me di cuenta que el neón de mi corazón que decía entrar
se había apagado,
entonces construí un muro de adobe podrido
y me puse hedionda estando cerca o lejos del mar
Cerré la puerta de mi pieza con 9 candados
y me tragué las llaves con un vaso de leche
que dejó mi hermana afuera,
a medida que tragaba, la leche se descomponía
se volvía espesa en mi garganta
Todo se estaba pudriendo, mis pies
no se bien si tenían hongos o gusanos,
mis manos se arrugaron y comenzaron
a caerse de a poquito
sobre la baldosa donde dibujé
mi pulmón lleno de salinidad
Pensé que me habían traído en barco
pero fue una carretilla ordinaria
que me tiró, junto a otras conchitas
A veces entra mi papá y trata de meter
un destornillador, por mis brazos
y me duele, a veces pienso que me hago tira
pero no me logra abrir, y yo tampoco tengo ganas
Creí crecer con una amanita a mi lado
que me mantenía en un estado estelar todas las noches
pero sólo eran alucinaciones causadas por el calor de la pieza
y el brillo de la tele prendida
Seguramente mi origen no era el mar
así que me hice molusco a la fuerza
estoy tan perfectamente cerrada
que ya no escucho a los niños del pasaje
mi casa rodante soy yo
éste, mi caparazón que construí y que amo
cuido, riego y limpio todos los días

(Litoral)*

Anidándome casi siempre en un mar:

Busqué y encontré uno lejos de ti
recorrí la arena grande
y hundí mi panza en el agua del pacífico

Aplasté mi cara contra el aire

Levanté mis manos para tocar
toda la espuma que escupe

Repetí la palabra litoral
como si nuestro hijo de sal
naciera
bajo la puesta de sol

Dormí bajo un bosque casi secreto
comí de la tierra los hongos
chanchitos de tierra
y las piedras

Engendré uno que otro árbol
con ramas directas hacia la ciudad
que riego
mientras aseguro mi origen
viajando
con mis pies fuera de la ventana.

*(merece estar en paréntesis porque no fue muy aceptado por la crítica de O.S. mis respetos, claro)