Teoría del amor I: El/La amigo/a

Yo pensaba que ese comercial de Sprite era una mierda como también ese comercial de cristal “Y tu hermana”. Pero la verdad es que comprobé, científicamente, que Sprite tiene toda la razón. Mi amigo Felipe, que conocí en la Sebastiana, (cuando le propuse que fuese mi amigo), anoche, me confesó que sí le gusté. La segunda vez que nos vimos fue cuando lo invité a almorzar a mi casa y comimos ravioles con salsa pesto, hablamos de su nueva novela original y mi nueva novela fotocopiada. Ese día, el david me llamó unas veinticuatro veces para saber que estaba haciendo. Obvio que sabía que estaba con un amigo en mi pieza, no había qué temer, es mi nuevo amigo. Pero no, Felipe anoche me contó que cuando iba en dirección a mi casa pensaba que iba ALGO IBA A PASAR, después pensaba en su polola, pero de nuevo pensaba, bueno, me gusta y es obvio que nos vamos a comer. Pero como soy tan buenita y tontita nunca caché. Con el tiempo, supongo que dejé de gustarle y actualmente, somos super amigos. Tan así, que ayer nos dimos cuenta que no podríamos pololear, simplemente porque una polola no te acompaña a ver a FLEMA, porque esa, es la labor, exclusivamente, de la amiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s