Sariñoña

Parece que mi fanatismo no era tan cierto porque de esto si que no tenía idea. Me lo contó Gabriel, un niño que vive en Puente Alto. Ximena y Omar Rodriguez (sí, el mismito) son pololis y al parecer, se llevan tan bien que cantar together. 

¡Aquí lo pueden escuchar!

http://tira-me-a-las-aranas.blogspot.com/2009/03/omar-rodriguez-lopez-group-live-in.html

*Me duele todo

El sábado en la noche me saqué la mierda en la casa de Mariela. Iba a asustar al Rodrigo por atrás y me resbalé con la alfombra, me fui para atrás, caí de espalda y sentí como mi cabeza rebotaba en el piso. No sé si veía pajaritos o a Speedy Gonzalez dando vueltas (habíamos tomado un rico tequila directo del Méjico). Atiné a quedarme acostada porque simplemente no me podía parar, después de un rato me paro súper mareada y quejándome. Ya se habían ido todos. Me acuerdo que en algún momento estuvo el Héctor Hernández con dos personas más y de ahí, nunca supe nada. Al otro día, tocándome la cabeza, sentí que tenía un chichón, pero no tan pronunciado, simplemente me dolía. En la tarde fui a ver a FLEMA. Fui sola porque ya ni uno de mis amigos pankis, siguen siendo pankis. Triste, pero fui. Me encontré con Zarza y sus amigos de la Secta. No bailé con ni una de las bandas que tocaron antes, sólo con Flema. Bailé, canté y grabé casi todo. Recibí hartos combos. Salí y llovía fuerte. Ni uno de los pankis usaban paraguas (obvio), de hecho, todos se estaban mojando y se preparaban para ir a tomar en la plaza. Yo con la actitud menos pank, llamé a mi padre para que me fuera a buscar EN SU JEEP. Cuando llegué a ducharme a la casa, me sentía muy adolorida y efectivamente, mientras me lavaba el pelo, tenía el medio chichón. Hoy en la mañana desperté y me dolía la garganta, tenía un chichón, me dolía la cola. No fue fácil este fin de semana, sobre todo si se trata de mi primer fin de semana de soltera.

*El título puede aludir a éstos o otros episodios que fueron necesariamente: censurados.

The Hills (mi hermana quiere hacer la versión The Pac’s)

Hoy en “The Hills” una rubia pillaba a su futuro esposo en un bar rodeado de bellas mujeres. Le hace show delante de ellas y termina la relación. Después al otro día creo, obliga al chiquillo este a ir a unas terapias si es que quiere que vuelvan. Pero el se queda callado y ella le reclama que ni siquiera le pide disculpas. A mi una vez me hicieron algo súper parecido. Después de una discusión por msn (porque él no quería salir conmigo un viernes, considerando que nos veíamos los puros fines de semana), él decide apagar el celular (o me quedé sin batería, si claro) y se va a bailar salsa con unas amigas que yo no sé de adonde habrán salido, pero me imagino que eran profesionales adulto-joven, porque esas bailan salsa cierto?. La cosa es que yo jamás me había enterado que a este pololo le gustaba ¡salir, bailar y bailar salsa!. ¡Tres cosas que yo no tenía idea!. Que linda sorpresa. Siendo que a mi me había dicho que no le gustaba mucho salir y bueno, básicamente, a él le gustaba tomar tecito. Cuando vi “The Hills” hoy, pensé: ¿Debería haberlo mandado a terapia? ¿Debería haber sido rubia? ¿Debería ser profesional? ¿Debería tener inteligencia emocional como sus amigas?. Pucha que me hago preguntas cuando veo tele.

😦

 

Chinaski

Dos días seguidos en el Chinaski. El martes nochecita de San Juan, celebrando la exposición de Julito y que Felipe me regaló su entrada a Flema, tenían puesto sin parar el último disco de Calle 13. Yo creo que Buki no le habría gustado tanto esa música. Sí, la música que pusieron ayer miércoles. Puro Yazzz. Les salió bonita “My favorite things”. La Carla nos pidió que le cuidáramos la barra mientras ellos iban a buscar leña para la chimenea. Ahí estábamos los dos huaipes más enanas del mundo, sirviendo terremotos y cervezas. Nos veíamos bonitas yo creo, bueno aunque más tarde no tanto porque Carla María no tuvo mejor idea que pagarnos con terremotos, réplicas, etc. Así que de ahora en adelante atenderé la barra sólo los miércoles de Jazz junto a mi amiga Dani y por supuesto, no nos pagarán nada.

Lacuna Inc.

Yo siempre quise pololear con alguien más de tres años, pero nunca he podido. ¿Porqué será que no me aguantan más de eso?. Siempre veo a pololos que llevan 5-7 años juntos. ¿Cómo lo harán?. Es cuático porque capaz que sea yo la que no pueda por sufrir serios problemas de infidelidad o simplemente porque DETESTO A LOS HOMBRES. Creo que el hombre más detestable de todas las razas que existen, son los hombres machitos. Esos que les gusta mucho el culo y las tetas, bueno, supongo que a todos, pero a éstos les gusta de una forma media enfermiza, así como el Checopete. Esa onda. Esos gueones que tiran tallas muy creativas cómo: Voy por una putangas y vuelvo. Cuec. Esos que siempre nos quieren hacer creer que podrían en cualquier momento, meterse con otra mina, les encaaanta generar desconfianza y uno como es tan vía, les cree todo. Uhm, no. Error. A mi por lo menos, no me la hacen. Porque la Rocío me dijo: las mujeres la hacemos piolita y ella sabe muy bien porqué me lo dice. ¿O acaso las minas tenemos que aguantar toda su grosería?. Quizás yo aguanté un poco, en verdad aguante harto. Suficiente como para sentirme humillada, llorar en paraderos y putearlo a más no poder con mis amigas. Pero ese es otro cuento. A lo que voy es que yo sí preferiría a un HOMBRE SENSIBLE. Aunque la mayoría son medios pajeros para tirar, no importa. Preferiría mil veces eso, que un machito insensible que no le gusta la poesía. O sea, jelou. Creo que este será un requisito fundamental para mi próximo polololeo. PORQUE ESPERO POLOLEAR INMEDIATAMENTE. Un gueón poeta. Que mire el cielo y diga: Ay betania, el cielo es hermoso, pero más hermosa eres tú.

Mota

Soñé que estaba nadando en la piscina de Ejército y cuando me salía del agua, me miraba y tenía una gran mota de pendejos que me salían por la vajilla. Un niño me miraba pero no me importaba, sólo me reía porque era como un gran afro con friz que reaccionó por el agua de la piscina. Y así me iba, caminando, media orgullosa de mi vajilla.

Interpretación:

Hoy me rebelé contra el mal más grande que me pesaba. Si bien comencé con la familia, era lógico que terminaría con ESO de una vez por todas. Lo bueno, es que como yo soy tan flaite, me rebelé de una forma ordinariamente sublime. Entonces mi gran afro en la piscina que muestro orgullosa sería algo como que HOY ME SIENTO REEEEGIO.